6 mar. 2013

LAS MAQUINAS DE LAVAR ROPA DE ANTONIO LEGUIZAMÓN

 A finales del siglo XIX y comienzos del XX lavar la ropa en áreas rurales era un trabajo muy pesado. La llegada del agua corriente a las casas facilitó mucho la tarea. Antes, las mujeres llevaban la ropa a la orilla del río y a lavaderos públicos para frotarla contra una piedra.
 No sólo se lavaba la ropa; también se blanqueaba con ceniza utilizada como lejía, y se avivaban los colores con azufre y azulillo, para las prendas de color azul.